El Después

Anne Marie Ziberman

Anne Marie Ziberman

Goteras  ingratas se cuelan por los techos de mi vida y reniego de caminos conocidos que me llevan de nuevo  a los mismos rincones.

A pesar de la lluvia no me detendré, seré música, seré color, seré trigo, seré sol y primavera.

Caminaré sigilosa y a espaldas del destino,  hasta encontrar la última de las puertas.

Daré la vuelta en círculo y me echaré a dormir en la tierra mojada, al fresco.

Y  vendré  de nuevo entre la hierba.

Volveré  aquí otra vez… siendo mujer.