La Impronta

la_improntaElla se paseaba sin hablarme, no me tenía en cuenta.

Siempre pensando, soñando, leyendo, leyendo la vida con los ojos llorosos, y un jazmín estrujado en su falda.

De sonrisa cerrada y de mirada  extensa, como si viniera de vuelta de todas las estaciones.

Se la veía cansada como si algún sueño le desorbitara la espera, una espera que nunca pude entender.

Y  un buen día, me le acerqué tanto que pude oír  todo lo que no decía, lo que no contaba, lo que no gritaba.

Llegué hasta el vientre de su madre y lo supe todo.

Y entonces… la maté.

Me seguí hundiendo hasta amigarme con las olas, sólo para renacer.

Norma Aristeguy

Autor: Norma Aristeguy

Comparte este Artículo en

2 Comentarios

  1. Magnífico micro relato Norma! por un momento creí verme reflejada en la sonrisa cerrada y la larga mirada,pero era alguien se tiene varios puntos en común, tu misma. Felicitaciones amiga.

    Publicar una Respuesta
    • Norma Aristeguy

      Gracias Graciela, muchas gracias, por tus palabras y tu interpretación tan acertada. Besos.

      Publicar una Respuesta

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *