Recreación.
Oct10

Recreación.

“Mas no lo maté con armas, le di una muerte peor: lo besé tan dulcemente que le partí el corazón.” Alfonsina Storni.   Lo miré seco, raro en mí, pues su presencia ensalzaba tanto el lugar, el tiempo y cada uno de los rincones de mi ser, que cuando nuestras miradas se encontraban, siempre era yo quien bajaba los párpados. Tal vez lo buscaba en el interior de mis sombras, o de las luces apagadas del   lado revés de mi vista. Sería...

Leer más
La Cita
Jul18

La Cita

  Ayer  el clima y ella estaban  bajo cero. Con el alma hecha una  presunción de ampolla, jactándose la vida ante el encuentro. Cita de dos,  cita con demagógicos desvelos de esperanzas, de pensamientos que caminaban con ella la vereda trasnochada de una tardecita de futura primavera. Ya no asolaba el frío,  el sol se había comprometido y alzaba su canción de calor desacostumbrado,  detenía  sus falsas promesas de buen tiempo en...

Leer más
El Golpe del Final
May03

El Golpe del Final

“Mas no lo maté con armas, le di una muerte peor: lo besé tan dulcemente que le partí el corazón.” Alfonsina Storni.   Lo miré áspero, raro en mí, pues su presencia ensalzaba tanto el lugar, el tiempo,  y cada uno de los rincones de mi ser que cuando nuestras miradas se encontraban, siempre era yo quien bajaba los párpados. Tal vez lo buscaba en el interior de mis sombras, o de las luces apagadas del   lado revés de mi vista....

Leer más
Desde La Silla Alta
Mar18

Desde La Silla Alta

Papá no estaba en casa. Era mejor estar sin estar. No molestar.  Desde la silla de paja,  alta, muy alta, miraba cómo jugaban en la calle los chicos más grandes. A mi derecha, en el patio,  el canario cantaba mientras la gata lo miraba con suma  atención. Mi madrastra renegaba con el ave, porque tenía que limpiar su jaula y recuerdo cómo protestaba! Estaba enojada, ella siempre estaba enojada. Amenazaba con dejarme en la silla todo el...

Leer más
La Cama de Fiesta.
Feb28

La Cama de Fiesta.

Las hojas amontonadas en los rincones y pegadas a la puerta. El vidrio frío y empañado. La ropa tendida hamacándose en la soga. Mucho ruido en los postigos. Poca luz. Baldosas del patio mojadas. Charquitos. El Boby  pasa la lengua  llevando el agua hasta su boca. Yo hago la prueba con la canilla a veces, pero no puedo tomar agua así.  Sobre la cama, el vestido rojo de mamá, un montón de collares con piedritas brillantes, dos blusas,...

Leer más
El Hombre Que Yo Amo
Ene17

El Hombre Que Yo Amo

De manos muy grandes, para acariciar o gesticular según su  momento. Con la genialidad de pocos, con el mal humor de los que saben, con el decir honesto y el pensamiento a flor de piel. Con el ritmo de la experiencia o de una canción sabida, me abarca, me seduce, me envuelve en su conocimiento, y me lo presta. De espaldas al egoísmo,  con el pecho puesto en los sentimientos,  la mirada ahondando en mis entrañas, alza sus ojos y me...

Leer más