Angustias Incurables

La encontraron sentada en su sillón preferido. Donde solía arrellenarse a pensar.  La cabeza descansaba sobre su pecho. No había sangre. Una línea tenue,  sólo visible para los investigadores rodeaba la mitad de su cuello.

El dolor de garganta la había matado.