El Señor Otoño

Vestido de dorados  que encandilan ha llegado el otoño, en el amarilleo ensordecedor  va alardeando  de cálidos amores, se hace amigo de la intimidad, de la media luz, de la tibieza del ardor de unos leños, del rincón más soleado, del ruido del mar cercano, y se arrulla entonces en las hojas  que lo merodean para no caer.

Pero él intenta imponer su ocre voluntad, toma un manto  rojizo a veces, y cubre a los árboles y a toda planta que se ponga en su camino, cree que soplando su añejo aliento conseguirá doblegar voluntades e imponer  sus condiciones.

No cuenta con una  vegetación  que ya sabe  de  sus pasionales amores,  que ya conoce ese entretiempo de rojizos como el fuego para lanzarse sobre su espesura y desnudarla de a poco, mostrando esa calidez mentirosa  que se perderá con las aves que emigren cuando llegue el frío.

Y como buenos amigos con el invierno, le dejará flojas y medio muertas a las hojas que han de craquelar el suelo por donde huya una ventisca.

Y escapará como un cobarde de la molestia y la presión que le causa el trabajoso otoñar de tanto en tanto,  y el esconder que tampoco es dueño de su tiempo. Todo un universo le dice qué hacer, cuándo mudar de  clima,  y la promesa ventosa de no caer en el amor de ningún jardín.

Él, es sólo otra estación

Norma Aristeguy

Autor: Norma Aristeguy

Comparte este Artículo en

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *