Desde La Silla Alta
Mar18

Desde La Silla Alta

Papá no estaba en casa. Era mejor estar sin estar. No molestar.  Desde la silla de paja,  alta, muy alta, miraba cómo jugaban en la calle los chicos más grandes. A mi derecha, en el patio,  el canario cantaba mientras la gata lo miraba con suma  atención. Mi madrastra renegaba con el ave, porque tenía que limpiar su jaula y recuerdo cómo protestaba! Estaba enojada, ella siempre estaba enojada. Amenazaba con dejarme en la silla todo el...

Leer más