Caos

caos_2-pngLos libros  fueron los primeros en caer de los estantes, uno a uno iban dando gritos en su camino al piso, Cervantes, Steinbeck, Cortázar, Shakespeare, , Borges, Pizarnik, Neruda, Sartre, Alfonsina,  y otros  cientos de cientos,  se iban soltando de las manos y las páginas caían a raudales como si un tornado hubiera vuelto a matarlos. Caían con una fuerza estrepitosa  todas las Ficciones, diluviaban Oxolotes  y  había indigentes  atropellados en su propia tierra. En medio de todo ese caos de hechos y sonidos diferentes,  un loco  vociferaba llamarse Quijote y ser el salvador de lo que estaba sucediendo.

Algunos poemas que decían ser Los más tristes de esa noche,  iban deslizándose en una  caída de estrepitosos versos que no encontraban un fondo donde detenerse. Un lamento salado que  se  arrojaba  valiente,  pedía  que   Si llamaba  él,  le dijeran  que ella se había  ido. Y otro clamor  femenino alertaba angustiado  antes de llegar al piso, Que la muerte se posaba  desnuda en su sombra.

Un eco quejumbroso repetía el nombre de Julieta  y otro grito potente daba órdenes diciendo que su nombre era Lear,  y como rey, él sabía de  tragedias. Penas y alegrías iban desmoronándose aunque no  fueran las cinco de la tarde.

Parecía el fin del mundo. Un escándalo sonoro de cristales de ventanas que estallaban al unísono, y puertas que se golpeaban contra paredes que empezaban a caerse.

 El ruido mortal nacía de los cuadros en un  desborde de  cataratas de agua y tierra,  de los paisajes pintados,  y gente que se desmembraba en la caída,  habitantes de todas las obras de arte.

Oídos rasgados ante el lamentable espectáculo de los discursos vacíos,  en que sus contenidos habían quedado suspendidos de un espacio desconocido.

La música sonaba atormentada  ya sin instrumentos,  quemados  en los fuegos que se sucedieron como en la guerra,  y sus músicos morían aterrados en los últimos compases.

Bocanadas de humo surgían de los rincones y se tragaban los rugidos  y alaridos de animales, y gritos de pastores y obreros de porcelana,  que iban quebrándose como en cadena y se hacían añicos contra los muebles  abandonados  aprisa.

Una confusión de arte y mármoles se desmoronaba desde la Historia y ya no quedaba nadie para contarla.

Unos rollos inmensos como gigantes de celuloide caían de los estantes más altos que aún estaban en pie,  y se perdían así, las mejores memorias, los mejores besos, los mejores amores, las mejores leyendas  y se iniciaban las peores traiciones y las peores guerras otra vez,  como maldiciones acaparadas en alguna parte del tiempo.

Lo único que quedó vivo dentro de lo que había sido  la gran biblioteca fue la manada de elefantes que había entrado en  feroz embestida y en ciega carrera de escape hacia la Nada.

Norma Aristeguy

Autor: Norma Aristeguy

Comparte este Artículo en

6 Comentarios

  1. Norma, es una pesadilla en la que entramos con la primera letra de este singular escrito; un sueño terrorífico donde se destruye la cultura (representada en libros y autores famosos) y el terror arrasa con saña todo cuanto toca. Figuras, símbolos y juegos literarios, cobran vida ahondando en muerte y destrucción en este alegórico escrito que entusiasma. Y luego, esa manada de elefantes en escape hacia la nada…
    Como lector me quedo ensimismado ante la recepción de cuanto aquí leo. Todo el escrito está surtido de inspiración, de fluido estilo, de una modelación mágica y especial, muy tuya, querida amiga. Sí: me ha gustado mucho, y hay que decirlo así de claro. Gracias, Norma, fuerte abrazo.

    Publicar una Respuesta
    • Norma Aristeguy

      Así es Teo, he tenido que poner en orden toda la fantasía en mis pensamientos para poder dar curso al relato. Siempre el caos se contrapone al orden, y hay veces que es bueno un poco de locura, pero como en el mar si te dejas atrapar por los remolinos que te llevarán a profundidades desconocidas, es necesario rescatar la cordura o uno se perderá en el caos, como sinónimo de locura.
      Muchas gracias por tu comentario, siempre me siento comprendida más allá del pensamiento cuando me lees.
      También pido disculpas por mi demora en responder, hacía unos días que no entraba.
      Un abrazo grande, amigo.

      Publicar una Respuesta
  2. [* El plugin Shield ha marcado este comentario como “0”. Razón: Human SPAM filter found “..a” in “comment_content” *]
    Me ha dado una extraña sensacion de esta entre un caos sin que me tocara…..asi que me parecio un caos amoroso….. me ha gustado muchisimo……

    Publicar una Respuesta
    • Norma Aristeguy

      Hilda, qué sorpresa encontrarme con tus palabras. Muchas gracias por tu amoroso mensaje, es una mirada linda, tierna, que no se me había ocurrido.
      Un beso y pido disculpas también por el retraso.

      Publicar una Respuesta
  3. [* El plugin Shield ha marcado este comentario como “0”. Razón: Human SPAM filter found “oy” in “comment_content” *]
    Norma no se cual palabra utilizar para decirte mi impresión ni reacción ante este maravilloso artículo o cuento que has escrito… Estoy estupecta es la palabra que se me ocurre ante tanto derroche de riqueza cultural que expones entre lineas y en ocasiones das citas de los escritores y leyendas que refieres magistralmente. El lector culto que te lea lo verá y reconocerá aunque se requiere agudeza para reconocer entre tantas voces que se despliegan al unisono en este discurso. Finalmente lo que veo es la voz de un hablante que se cuela entre las voces en un final que conduce a la nada, a ese vacio donde no existe el tiempo …

    Publicar una Respuesta
    • Norma Aristeguy

      Muchas gracias queridísima Doris, a veces es necesario aplacar las consecuencias del caos en el que se vive actualmente, y para eso nada mejor que sacarlo en la escritura como un conjuro a los tiempos que vivimos.
      Gracias por tu generoso comentario.
      Un abrazo fuerte y perdón por el retraso.

      Publicar una Respuesta

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *